¿Por qué el Socialismo?

¿Por qué el socialismo?
ALBERT EINSTEIN
¿Conviene que alguien que no es experto en cuestiones económicas y sociales exprese sus puntos de vista en materia de socialismo? Creo por numerosas razones que sí.
Consideremos primero la cuestión desde el punto de vista del conocimiento científico.
Podría parecer que no hay diferencias metodológicas fundamentales entre la astronomía y la economía: los científicos de ambos campos pretenden descubrir leyes aceptables en general sobre un grupo limitado de fenómenos para hacer una interconexión entre éstos que sea lo más claramente comprensible que se pueda. Pero en realidad estas diferencias metodológicas existen. El descubrimiento de leyes generales en el campo de la economía se ha hecho difícil por el hecho de que la observación de los fenómenos económicos es frecuentemente afectada por muchos factores que es complicado evaluar por separado.
Además, la experiencia acumulada, desde el principio de la llamada etapa civilizada de la historia humana, ha sido –como ya se sabe– muy influida y limitada por causas que no son exclusivamente de naturaleza económica. Por ejemplo, la mayor parte de los principales Estados de la historia deben su existencia a las conquistas. Los conquistadores se establecieron legal y económicamente como la clase privilegiada del país conquistado.
Monopolizaron para sí la propiedad de la tierra y designaron a los sacerdotes entre sus propias filas. Los sacerdotes, en el control de la educación, hicieron una institución permanente de la división de clases de la sociedad y crearon un sistema de valores mediante el cual las personas fueron guiadas de allí en adelante, en gran medida inconscientemente, en su comportamiento social.
Sin embargo la tradición histórica es, por decirlo de alguna manera, de ayer: en ningún lado tenemos la superación de lo que Thorstein Veblen llamó “la etapa depredadora” del desarrollo humano. Los hechos económicos observables pertenecen a esa etapa e incluso las leyes, tal como pueden derivarse de ellos, no son aplicables a otras etapas. Dado que el propósito real del socialismo es precisamente superar y avanzar más allá de la etapa depredadora del desarrollo económico, la ciencia económica en su presente estado puede arrojar poca luz sobre la sociedad socialista del futuro.
En segundo lugar, el socialismo se dirige a un fin ético social. La ciencia, sin embargo, no puede crear fines a menos que éstos sean introducidos por los seres humanos: la ciencia, a lo más, puede proporcionar los medios mediante los cuales se logran ciertos fines. Pero los propios fines son concebidos por personalidades con ideales elevados y si estos fines no nacen muertos sino vitales y vigorosos, son adoptados e impulsados por aquellos seres humanos que medio inconscientemente determinan la lenta evolución de la sociedad.
Por estas razones deberíamos permanecer en guardia y no sobrestimar la ciencia y los métodos científicos cuando la cuestión son los problemas humanos, y no deberíamos suponer que los expertos son los únicos que tienen derecho a expresarse sobre cuestiones que atañen a la organización de la sociedad. Innumerables voces han venido afirmando por algún tiempo ahora que la sociedad humana está pasando por una crisis y que su estabilidad está siendo seriamente quebrantada. Es característico de esta situación que los individuos sientan indiferencia e incluso hostilidad hacia el grupo al que pertenecen. Para ilustrar lo que quiero decir permítanme registrar aquí una experiencia personal. Discutí recientemente con un hombre inteligente y bien intencionado sobre la amenaza de otra guerra, la que en mi opinión pondría en peligro la existencia de la humanidad, y señalé que sólo una organización supranacional podría ofrecer una protección de este peligro.
Enseguida mi visitante me dijo muy calmada y fríamente: “¿por qué se opone usted tan profundamente a la desaparición de la raza humana?” Estoy seguro de que hace un siglo nadie hubiera tenido la frivolidad de hacer una afirmación de este tipo. Ésta es la afirmación de un hombre que se esfuerza en vano para lograr un equilibrio dentro de sí y que tiene más o menos esperanza de alcanzarlo. Ésta es la expresión de una dolorosa soledad y de un aislamiento que mucha gente está sufriendo en estos días. ¿Cuál es la razón? ¿Hay una salida? Es fácil plantearse estas preguntas, pero es difícil responderlas con algún grado de seguridad. Debo tratar de hacerlo, sin embargo, lo mejor que pueda, aunque soy muy consciente del hecho de que nuestros sentimientos y esfuerzos son frecuentemente contradictorios y oscuros y que no pueden expresarse con fórmulas fáciles y sencillas.
El hombre es al mismo tiempo un ser solitario y un ser social. Como ser solitario intenta proteger su propia existencia y la de aquellos cercanos a él para satisfacer sus deseos personales y desarrollar sus habilidades innatas. Como ser social busca ganar el reconocimiento y el afecto de sus compañeros humanos, compartir los placeres, confortarlos en sus penas y mejorar sus condiciones de vida. Únicamente la existencia de estos variados y frecuentemente conflictivos esfuerzos importantes y su combinación específica determinan el grado en que un individuo puede lograr un equilibrio interior y puede contribuir al bienestar de la sociedad. Es bastante posible que la fuerza relativa de estos dos impulsos esté en su mayor parte fijada por la herencia. Pero la personalidad que surge finalmente está en gran medida formada por el medio ambiente en el que el hombre suele encontrarse a sí mismo durante su desarrollo, por la estructura de la sociedad en la que crece, por la tradición de esa sociedad y por su apreciación de tipos particulares de comportamiento. El concepto abstracto de “sociedad” significa para el ser humano individual la suma total de sus relaciones directas e indirectas con sus contemporáneos y con toda la gente de las generaciones anteriores. El individuo es capaz de pensar, sentir, esforzarse y trabajar por sí mismo, pero depende a tal grado de la sociedad —en su existencia física, intelectual y emocional— que es imposible pensarlo y entenderlo fuera del marco de la sociedad. Es la sociedad la que proporciona al hombre alimento, hogar, herramientas de trabajo, lenguaje, formas de pensamiento y la mayor parte del contenido del pensamiento: su vida se ha hecho posible a través de la labor y de los logros de muchos millones presentes y pasados que están ocultos detrás de la pequeña palabra “sociedad”.
Es evidente, por lo tanto, que la dependencia del individuo de la sociedad es un hecho cuya naturaleza no podemos omitir, lo mismo que en el caso de las hormigas y las abejas. Sin embargo, mientras todo el proceso vital es fijado hasta el detalle más pequeño por instintos rígidos y hereditarios, el patrón social y las interrelaciones de los seres humanos son muy variables, susceptibles de cambios. La memoria, la capacidad de hacer combinaciones y el don de la comunicación oral hicieron posibles desarrollos entre los seres humanos que están dictados por necesidades biológicas. Estos desarrollos se hacen evidentes en las tradiciones, en las instituciones y en las organizaciones; en la literatura, en los logros científicos y tecnológicos; en las obras de arte. Esto explica cómo es que el hombre en cierto sentido puede influir en su vida y que en ello los procesos de pensamiento consciente o carente de él formen parte.
El hombre adquiere desde su nacimiento, a través de la herencia, una constitución biológica que debemos considerar fija e inalterable, que incluye los instintos naturales que son característicos de la especie humana. Además, durante su vida, el hombre adquiere una constitución cultural que toma de la sociedad mediante la comunicación y otros tipos de influencias. Es esta constitución cultural la que, con el paso del tiempo, es sujeta a cambios y la que determina en una gran medida la relación entre el individuo y la sociedad. La moderna antropología nos ha enseñado, mediante la investigación de las llamadas culturas primitivas, que el comportamiento social de los seres humanos puede diferir mucho, dependiendo de los patrones culturales que prevalezcan y de la organización predominante en la sociedad. Es en esto en lo que quienes luchan por mejorar a la mayoría de los hombres deben basar sus esperanzas: los seres humanos no están condenados por su constitución biológica a aniquilarse unos a otros o a estar a merced de un destino fatal autoinflingido.
Si nos preguntamos cómo la estructura de la sociedad y la actitud cultural del hombre puede cambiar para hacer la vida tan satisfactoria como sea posible, debemos ser constantemente conscientes del hecho de que hay ciertas condiciones que nos es imposible modificar. Como mencioné anteriormente, para todo propósito práctico, la naturaleza biológica del hombre no es objeto de modificaciones. Más aún, los desarrollos tecnológicos y demográficos de las últimas centurias han creado condiciones que están aquí para quedarse. En asentamientos poblacionales relativamente densos, dados los bienes que son necesarios para la continuación de su existencia, son absolutamente necesarios una división del trabajo extrema y un gran aparato productivo. Ese tiempo, que viendo hacia atrás parece edificio, en el que los individuos y las pequeñas comunidades podían ser completamente autosuficientes, se ha ido para siempre. Es sólo una ligera exageración decir que la humanidad constituye incluso ahora una comunidad planetaria de producción y consumo.
He llegado ahora al punto en el que podría señalar brevemente lo que para mí constituye la esencia de la crisis de nuestro tiempo. Éste es el concerniente a la relación del individuo con la sociedad. El individuo se ha vuelto más consciente que nunca de su dependencia de la sociedad. Sin embargo no ve esta dependencia como un valor positivo, como un vínculo orgánico, como una fuerza protectora sino como una amenaza a sus derechos humanos e incluso a su existencia económica. Sin embargo, su posición en la sociedad es tal que los impulsos egoístas de su temperamento se están acentuando constantemente, mientras que sus impulsos sociales, que son por naturaleza más débiles, se están deteriorando progresivamente. Todos los seres humanos, cualquiera que sea su posición en la sociedad, están sufriendo este proceso de deterioro. Prisioneros sin saberlo de su propio egoísmo, se sienten solos, inseguros y privados del nivel, sencillo y no sofisticado disfrute de la vida. El hombre puede encontrarle sentido a la vida, corta y peligrosa como es, dedicándose únicamente a la sociedad. La anarquía económica del capitalismo tal como existe hoy en día es en mi opinión la fuente real del mal.
Vemos antes que nosotros una enorme comunidad de productores cuyos miembros están incesantemente luchando por despojar a los otros de los frutos de su trabajo colectivo, no por la fuerza sino mediante la fiel obediencia a las reglas legalmente establecidas. A este respecto es importante darse cuenta de que los medios de producción –es decir, la capacidad productiva total que se necesita para producir bienes de producción además de los de capital– pueden ser legalmente, y la mayor parte lo son, propiedad privada de individuos. Para simplificar en el análisis que sigue llamaré “trabajadores” a todos aquellos que no comparten la propiedad de los medios de producción, aunque esto no corresponda al uso acostumbrado del término. El propietario de los medios de producción está en posición de comprar la capacidad de trabajo del trabajador. Al utilizar los medios de producción, el trabajador produce nuevos bienes que se vuelven propiedad del capitalista.
Lo esencial de este proceso es la relación entre lo que el trabajador produce y lo que le pagan, ambas cosas medidas en términos del valor real. Como el contrato laboral es “libre”, lo que el trabajador recibe está determinado no por el valor real de los bienes que produce, sino por sus necesidades mínimas y por los requerimientos de los capitalistas de capacidad de trabajo en relación con el número de trabajadores que compiten por los empleos. Es importante entender que incluso en la teoría, el pago del trabajador no está determinado por el valor de su producto. El capital privado tiende a concentrarse en pocas manos, en parte por la competencia entre los capitalistas y en parte porque el desarrollo tecnológico y el aumento de la división del trabajo impulsa la formación de grandes unidades de producción en detrimento de las más pequeñas. El resultado de estos desarrollos es una oligarquía del capital privado cuyo enorme poder no puede ser vigilado ni siquiera por una sociedad política democráticamente organizada. Esto es cierto pues los miembros de los cuerpos legislativos son elegidos por los partidos políticos, que son en gran medida financiados o de alguna manera influidos por los capitalistas privados quienes, para todo propósito práctico, separan al electorado de la legislatura. La consecuencia es que los representantes del pueblo no protegen de hecho lo suficiente los intereses de los sectores no privilegiados de la población. Además, bajo las condiciones existentes, los capitalistas privados controlan inevitablemente, directa o indirectamente, la mayoría de las fuentes de información (prensa, radio, educación). Es entonces extremadamente difícil, y ciertamente en muchos casos bastante imposible, para el ciudadano individual llegar a conclusiones objetivas y hacer un uso inteligente de sus derechos políticos.
La situación prevaleciente en una economía basada en la propiedad privada del capital está entonces caracterizada por principios esenciales: primero, los medios de producción (el capital) son propiedad privada y los dueños disponen de ellos como lo juzguen conveniente; segundo, el contrato de la capacidad de trabajo es libre. Naturalmente que no hay algo como una sociedad capitalista pura en este sentido. En particular habría que señalar que los trabajadores a través de largas y amargas luchas políticas han tenido éxito en asegurar una forma algo mejorada del “contrato libre de trabajo” para ciertas categorías de trabajadores. Pero si la vemos en su totalidad, la economía actual no difiere mucho del capitalismo “puro”. En la producción se lucha por los beneficios y no por la utilidad. No hay ninguna seguridad de que aquellos que pueden y están dispuestos a trabajar estén siempre en posición de encontrar empleo: casi siempre existe un “ejército de desempleados”. El trabajador siempre está temeroso de perder su trabajo. Como los desempleados y los trabajadores peor pagados no son un mercado que dé beneficios, la producción de los bienes de consumo es limitada y la consecuencia son los apuros que pasan. El progreso tecnológico frecuentemente da lugar a más desempleo y no alivia la carga de trabajo de todos. La fuerza motora del beneficio, en conjunción con la competencia entre capitalistas es responsable de una inestabilidad en la acumulación y la utilización del capital que conduce a depresiones cada vez más severas. La competencia ilimitada conduce a una enorme escasez de trabajo y a la deformación de la conciencia social de los individuos que mencioné anteriormente.
Considero que la deformación de los individuos es el peor mal del capitalismo, Todo nuestro sistema educativo sufre de este mal. Se inculca una actitud exageradamente competitiva en los estudiantes que son entrenados para venerar los logros adquisitivos como preparación para su futura trayectoria profesional. Estoy convencido de que sólo hay una forma de eliminar estos graves males, mediante el establecimiento de una economía socialista, acompañada de un sistema educativo que estaría orientado hacia metas sociales.
Y en ella una economía en la que los medios de producción sean propiedad de la sociedad misma y sean utilizados de una manera planificada. Una economía planificada que ajuste la producción a las necesidades de la comunidad, que distribuiría el trabajo entre todos los que sean capaces de trabajar y que garantizaría la sobrevivencia de cada hombre, mujer o niño. La educación del individuo, además de la promoción de sus propias habilidades innatas, trataría de desarrollar en él un sentido de la responsabilidad para con sus compañeros, en lugar de la glorificación del poder y el éxito en nuestra sociedad actual.
Sin embargo, es necesario recordar que una economía planificada no es todavía socialismo. Una economía planificada como tal podría ir acompañada de la completa esclavización del individuo. Lograr el socialismo requiere resolver problemas sociopolíticos extremadamente difíciles: ¿cómo se podría, si llegara a alcanzarse una centralización del poder político y económico, impedir que la burocracia se hiciera todopoderosa y arrogante?, ¿cómo pueden ser protegidos los derechos de los individuos y cómo asegurar con eso un contrapeso al poder de la burocracia?.

Texto aparecido originalmente en Monthly Review de mayo de 1949. Republicado por la misma revista en el vol. 50, núm. 1, mayo de 1998.
Tomado de: https://www.marxists.org/espanol/einstein/por_que.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *