Monthly Archives: diciembre 2016

Sin una educación comunista no es posible el desarrollo del Socialismo.

EscolaresEl objetivo fundamental del socialismo es la liberación de los seres humanos de la enajenación que produce la explotación asalariada del capitalismo, pero no bastaría con el triunfo de esa conquista para que la sociedad alcance su plena liberación. Al cambiar las relaciones burguesas de producción y establecerse las relaciones socialistas, donde todos los trabajadores son libres y trabajan asociados o no, sin estar sometidos al trabajo asalariado, se crean las condiciones materiales para el desarrollo pleno de la personalidad humana donde se manifiesten en la generalidad de los ciudadanos las virtudes inherentes a una sociedad sin explotadores ni explotados: el patriotismo, el humanismo, la solidaridad, la laboriosidad, la honestidad, el amor a los demás, el internacionalismo, el colectivismo, el respeto al derecho ajeno y a la propiedad colectiva y social, el cuidado de la naturaleza, el respeto a los padres, a la familia y a las personas mayores, etc.
Para alcanzar estos objetivos la sociedad debe dedicar gran parte de sus recursos a la educación de las nuevas generaciones y a modificar mediante el ejemplo de todos los revolucionarios la conducta, las convicciones y la conciencia de toda la población. Estas conquistas se alcanzarán en la misma medida que la población se reconozca como el sujeto de la construcción de la nueva sociedad. Esta será la principal conquista del socialismo y permitirá que tanto el Socialismo como el Comunismo dejen de ser utopías para convertirse en la realidad, llegando a materializarse el pensamiento de nuestro Apóstol Jose J. Martí y Pérez: “Todos los árboles de la tierra se concentrarán al cabo en uno, que dará en lo eterno suavísimo aroma: el árbol del amor:-¡de tan robustas y copiosas ramas, que a su sombra se cobijarán sonrientes y en paz todos los hombres!; ¡Ya se oyen los sonidos de las liras, con que celebrarán las cercanías del cielo los habitantes de esa formidable Arcadia!”
José J. Martí, OC, Vol. 05:103